¿qué es la gramática cognitiva?

¿qué es la gramática cognitiva?

Ojo este post está escrito por una persona que utiliza la gramática cognitiva en las clases. No por una teórica de la misma que pueda explicar los conceptos lingüísticos que están detrás.

Para eso os reocomiendo el libro «Qué gramática enseñar, qué gramática aprender» Ed. Edi numen(Reyes Llopis-García, Juan Manuel Real Espinosa y José Plácido Ruiz Campillo) que me ha servido de gran utilidad en el proceso de entender y aplicar qué es esto de la gramática cognitiva. 

Pero yo aquí lo único que quiero es daros la visión de una profesora de español que utiliza la gramática cognitiva todos los días en sus clases.

¿POR QUÉ UTILIZAR LA GRAMÁTICA COGNITIVA EN EL AULA?

Dado que mi objetivo desde el principio era especializarme en los niveles altos, empecé a pensar de qué manera podía yo ayudar a esas personas que tienen un nivel muy avanzado de español pero en un momento dado se sienten estancados y no saben cómo mejorar en su español.

Son conscientes de que a veces, no suenan del todo naturales y eso frustra muchísimo a los hablantes. De hecho estuve reflexionando mucho sobre por qué podíamos los nativos descubrir en relativamente poco tiempo cuando una persona había aprendido la lengua como segundo idioma.

Y no es que hallara la respuesta a todos mis problemas pero  sí que encontré una razón muy poderosa que impedía a los hablantes de español como segunda lengua hablar como un verdadero nativo.

Y es que más allá del acento que cada uno tuviera, me dí cuenta que los tiempos verbales no se utilizaban exactamente igual. Y esto era para mí mucho más importante que la cuestión del acento. Porque el que alguien tenga un acento diferente para mí es una riqueza más del mundo y del lenguaje. Pero que no fuera capaz de expresar las ideas con los matices de lenguaje que el español ofrece sí que era algo que me parecía muy importante.

Así me formé con un fantástico profesor en el ámbito de la gramática cognitiva como es Rafa Muriel, y con el que luego tuve el honor de colaborar en enseñando español online, una maravillosa escuela para profesores de español online.

Esto me abrió un mundo de posibilidades en cuanto a la forma que yo tenía de explicar y de entender la gramática en español.

¿Por qué? Pues porque me permitía meterme en la mente de un nativo. Dejar de dar reglas que tienen más excepciones que normas y empezar a explicar por qué un nativo escoge esa manera concreta de hablar.

¿De qué manera lo incorporé a mis clases de español?

Bueno, en cuanto ví que el tema me interesaba mucho, me compré todos los libros que hay sobre esta materia (que no son muchos, aviso). Hice un resumen con las partes más importantes que había aprendido y luego empecé a presentarlo a los alumnos. La respuesta fue increíble. Noté como mis alummos comprendían perfectamente cosas que hasta ahora habían sido incapaces de comprender.

Recuerdo con especial cariño a un alumno y amigo que me escribió el siguien comentario a cerca del programa «piensa como un nativo«:

«la verdad es que …hace mucho tiempo que estuve buscando este tipo de clases que te permiten de hablar con más autenticidad y reflexionar sin tener que haber vivido o ido en España por mucho tiempo por ejemplo! Literalmente, pensar como un nativo! Pero lo que me fascino es el hecho que por fin entiendo las reglas gramáticas con más claridad y las matices de los distintos usos, lo que es genial de verdad!Nunca hubiera pensado integrar todos estes usos y aún menos ser capaz de utilizarlos después!
Es un enfoque completamente diferente de la que los profesores suelen enseñarnos, y tu la enseñas de manera lúdica y sencilla esa gramática cognitiva!

Y por eso te agradezco!«

Jonathan Lezeau

Me dí cuenta de cuánto disfrutaba de explicar el sistema verbal de esta forma y lo enormemente útil que era para los niveles avanzados.

¿ En qué niveles puedo utilizar la gramática cognitiva?

En mi opinión se puede utilizar en todos los niveles.  Existen libros para los niveles principiantes que están elaborados desde el enfoque de la gramática cognitiva. Entre ellos para mí es especialmente importante el de «Gramática básica del estudiante de español» Ed. Difusión. Este libro me ayuda a llevar a la tierra y a simplificar las cosas que he explicado y que a veces suenan demasiado abstractas. Me gusta porque explica los usos de las distintas partes de la gramática pero notas detrás ese enfoque propio de la gramática cognitiva que va más allá de el tiempo como : pasado, presente y futuro.

Pero para mí es especialmente interesante en los niveles avanzados dado que ahí las normas de gramática el estudiante ya las tiene en la cabeza. Lo cual me ayuda a deconstruir este proceso. Empiezo a enseñarles contraejemplos, maneras de decir las cosas que nunca hubieran pensado que pudiera llevarse a cabo. Y ahí ya, aprenden a meterse en la mente de un nativo.

Existen ejercicios ya planteados desde este enfoque en los manuales que os he presentado y también en otros como «Enseñanza de gramática avanzada de ELE» Ed. SGEL. Estos, junto a otras páginas web en las que también percibo en algunas actividades ese toque, como por ejemplo en profedeele.es y junto a otras actividades que yo misma he diseñado conforman todo un conjunto de herramientas que ayudan al alumno a realmente dar un paso ya en ese objtivo de sentirse como un nativo.

VALE PERO ¿EN QUÉ CONSISTE LA GRAMÁTICA COGNITIVA?

La gramática cognitiva se incluye dentro de otro mundo mucho más amplio que es la lingüística cognitiva. Para mí una de las cuestiones más importantes que hace la gramática cognitiva es romper el concepto de tiempo como un línea recta en el que el «presente» lo utilizamos para hablar de las cosas que suceden en el presente, el «futuro» para hablar de las que lo hacen en el futuro y el «pasado» para aquellas que suceden en el pasado.

¿Por qué si no diríamos cosas como?

Mañana lo vemos.

¿Qué hora crees que será ahora?… ¡no llevo reloj y estoy perdida!

Perdona ¿cómo te llamabas?

Efectivamente no estamos hablando en el primer ejemplo del presente sino del futuro, en el segundo ejemplo estamos hablando del presente y también sobre el presente en el tercero.

¿Por qué entonces utilizamos estos tiempos verbales? Lo que se esconde en realidad es la intención que tiene el hablante en cada uno de estos ejemplos. En el primero lo que hacemos es asegurar 100% que mañana vemos eso que me pides. El presente, por tanto es un tiempo que declara al máximo aquello que dice. Sin embargo en el segundo caso utilizo un tiempo aproximativo como es el futuro, dado que no voy a poder saber exáctamente cuál es la hora. En realidad solo estoy pidiendo una aproximación, un «¡venga apuesta! ¿Qué hora crees que será?«.

Por último, en el tercer caso la persona obviamente se sigue llamando como le llamó su madre el día que nació. La cuestión es que yo sé que debería saber tu nombre y estoy diciendo «sé que debo saberlo pero no lo recuerdo, puedes repetírmelo por favor«. Lo que hacemos entonces es alejar el mensaje. Y este es el segundo gran concepto de la gramática cognitiva: el tiempo como espacio. Hay cosas que coloco cerca de mí y otras que coloco lejos de mí.

¿Cuál si no podría ser la diferencia entre «si apruebo, monto una fiesta enorme»  y «si aprobara, montaría una fiesta enorme«? Pues no hay otra más que por alguna razón (y existen varias, la probabilidad de que se cumpla no es la única) decido acercar el mensaje o alejarlo. Pero esto ya lo explicaré un poco más en otro post que no quiero mataros ahora.

Quedáos por ahora con esta primera idea: olvidáos ya de los tiempos verbales vinculados siempre e indiscutiblemente a un momento temporal.